fbpx

Blue Matcha: ¡Lo que debes saber!

Como el matcha, son pocas las bebidas que han logrado capturar la atención del planeta entero y sumar, literalmente, miles de nuevos consumidores todos los días gracias a su aroma, sabor y propiedades benéficas. Una taza, querido lector, se ha convertido en la nueva gran tendencia del mundo de las infusiones… ¿Su nombre? ¡Blue matcha! Fotos: Escuela Mexicana de Té.

Pero, ¿qué es el blue matcha?, ¿de dónde viene?, ¿cómo se elabora y, más importante aún, cómo se diferencia del tradicional matcha japonés?

Lo primero que hay que decir es que el blue matcha no es un té (hojas y brotes de Camellia Sinensis, la planta del té), sino el polvo que se obtiene de la molienda de flores secas de Clitoria ternatea, también conocida como campanilla o butterfly pea flower, especie nativa de Asia tropical y ecuatorial.

¿Cómo se produce el blue matcha?

Como le hemos dicho en distintas ocasiones, el matcha es un té verde puro que se elabora con brotes y hojas de Camellia Sinensis que se cultivan y cosechan a la sombra, molidos cuidadosamente hasta formar un polvo fino; al tratarse de hojas enteras molidas, el matcha guarda los aromas y sabores más puros de la Camellia, así como todos sus compuestos benéficos: polifenoles, catequinas, vitaminas, minerales y también cafeína.

Tradicionalmente, los botones secos de la campanilla se secan y pulverizan en molinos de piedra, hasta conseguir un polvo muy fino y de color azul profundo. A lo largo y ancho de todo el Sudeste Asiático, los pétalos de esta singular flor han sido históricamente consumidos en todo tipo de platos y bebidas regionales, como el Nasi kerabu malayo.

¿Cuáles son sus propiedades?

Totalmente libre de cafeína, el blue matcha ha ganado popularidad entre fanáticos de las infusiones que ven en cada taza una fuente rica de compuestos antioxidantes. Algunos adeptos aseguran que el polvo azul profundo también posee propiedades analgésicas y compuestos capaces de reforzar al sistema inmunológico, sin embargo, existe un gran debate respecto a cuáles son las partes exactas de la campanilla que reúnen la mayor parte de beneficios: raíces, brotes, tallos, hojas o pétalos.

“Y, ¿a qué sabe?”. Contrario al matcha japonés de grado ceremonial, de intensos matices herbáceos y minerales, como casi todos los grandes tés verdes puros, el blue matcha posee un sabor sutil, ligero y mucho más floral, con recuerdos de habas y frijoles verdes tiernos. Su infusión despliega un atractivo tono azul intenso, razón por la cual se utiliza cotidianamente para colorear todo tipo de preparaciones saladas y dulces con fascinante matiz azul y morado

¡Para preparar! El blue matcha en polvo debe infundirse con agua a punto de ebullición, batiendo enérgicamente hasta espumar… Las flores secas también pueden infundirse en agua caliente, por entre 3 y 5 minutos, como cualquier otra tisana floral. ¡Con leche, es delicioso!

Deja un comentario