fbpx

Chai de calabaza, una tendencia deliciosa

Alrededor del mundo, entre los principales bloggers de alimentos y bebidas, el chai de calabaza se ha convertido en toda una referencia de otoño e invierno. Algunas cadenas de cafeterías y barras especializadas de té incluso han creado deliciosas variantes de este blend, complementándolo con todo tipo de especias y lácteos. Conoce aquí todo sobre esta bebida y disfruta pronto de su exquisito sabor. Fotos: Escuela Mexicana de Té.

¿Qué es el chai de calabaza?

No hablamos de polvos artificiales, sino de un blend de té construido a partir de ingredientes de temporada absolutamente naturales. Está repleto de aroma y sabor, y es bajo en calorías. ¡Sí!, también es una bebida ideal para disfrutar a cualquier hora del día, gracias a su moderado contenido de cafeína.

Lo primero es entender que el auténtico chai de calabaza parte de una base de Masala chai negro en hojas sueltas, con una mezcla de especias de buena intensidad, con o sin leche. Se puede añadir un toque extra de canela y clavo de olor, que ayudará a potenciar el sabor natural de la calabaza de temporada. También es importante destacar que la infusión final tendrá mejores resultados si se elabora con bebida de almendras sin azúcar, en sustitución de cualquier lácteo de origen animal.

¿Qué calabaza elegir?

Hay todo tipo de variedades de calabaza de temporada, ideales para integrar a la infusión de hojas y brotes de Camellia Sinensis. La de Castilla, la más popular en México, es perfecta por su gran concentración de aroma y sabor, especialmente cuando se rostiza con especias típicas de temporada.

La calabaza Brujita, de color naranja o crema, también es útil; basta con hervirla lentamente en agua con azúcar o piloncillo, y después extraer toda su pulpa. Sin embargo, la gran estrella al momento de preparar chai es la calabaza de pay, de color naranja intenso, mucho más suave y dulce en comparación con otras variedades.

¿Cómo prepararlo?

La calabaza se debe incorporar siempre en el líquido de infusión, junto con el té, y en forma de puré. En el extremo de la sencillez, basta con cocer su pulpa sin semillas en agua, hasta conseguir una consistencia suave que permita su machacado manual. ¡Ojo! Utilizar puré de calabaza comercial ya preparado, incrementará el aporte calórico de la bebida final. Además, recuerda siempre infundir a manera de cocido, a una temperatura promedio de 90 °C.

Ahora bien, si desea dar una cremosidad excepcional a la infusión, basta con agregar una cucharadita de harina de arroz al ‘cocido’ y colar justamente antes de servir. El puré calabaza y la leche de almendras obtendrán así una consistencia densa y aterciopelada, con todo el sabor del té negro y las especias.

Para disfrutar en la noche, el masala chai puede sustituirse con un buen rooibos rojo, aromatizado con especias, ¡es totalmente libre de cafeína!

¿Pumpkin latte es lo mismo que chai de calabaza?

La respuesta es no. Un chai de calabaza implica el uso de un ingrediente típico del otoño, mezclado con té y especias que se infunden en un medio líquido. Por el contrario, los polvos etiquetados bajo el nombre de «pumpkin latte» que, más allá de un auténtico blend de hojas y brotes de Camellia Sinensis, tienden a ser sobrantes de tés de baja calidad, son mezclados con azúcar, saborizantes artificiales y derivados lácteos. ¡Aprovecha la temporada y disfruta del chai de calabaza!

Deja un comentario