fbpx

Corporativo TianTé – Plantación de té Kalukanda

La firma morelense adquirió una histórica plantación de camellia sinensis, la planta del té, ubicada entre los lluviosos bosques de Kotapola, en el centro sur de Sri Lanka. Bautizada como Kalukanda, se trata de una de las fincas con las cuales la prestigiada marca Lumbini Tea Valley inició su producción hace más de 20 años. Así, Corporativo TIANTÉ se convierte en la primera empresa mexicana de té que posee su propia plantación de té, cien por ciento productiva y con comercialización a nivel internacional.

“Ser dueños de nuestra propia plantación nos permitirá controlar todo el proceso productivo y manufactura de nuestros tés. Decidimos generar esta importante inversión en Sri Lanka, primero, por la gran pasión que sentimos hacia la infusión de camellia sinensis y, segundo, por la oportunidad que representa ofrecer al mercado mexicano tés de absoluta certeza y máximos estándares de calidad, desde la etapa agrícola, hasta su transformación”, señala Andrés Jurado, director general de Corporativo TIANTÉ.

“Kalukanda genera entre 8 mil y 11 mil kilos de hojas frescas de camellia sinensis cada mes, que permiten una producción de té procesado cercana a las 2.5 toneladas. Esta cifra es muy parecida a la cantidad de té que Corporativo TIANTÉ vende en todo un año en el mercado nacional. Ciertamente, nuestra producción mensual se desplazará en México, pero también en mercados internacionales: Japón, India y Estados Unidos, países que demandan una altísima calidad. De esta forma, México se convertirá también en una referencia entre compradores y consumidores de todo el mundo”.

Ubicada en una de las zonas productivas más emblemáticas de Sri Lanka y catalogada como Low Grown, plantaciones situadas a menos de 610 metros sobre el nivel del mar, Kalukanda se extiende a lo largo de 10 hectáreas, rodeadas por selva y bosques húmedos. Las condiciones de temperatura y pluviometría son óptimas para la producción de camellias muy aromáticas y versátiles, que permiten la producción de distintas tipologías de té.

Entre las variedades botánicas que crecen dentro de Kalukanda se cuentan clones TRI2025 y TRI2026 de camellia sinensis, muy típicos en la producción de Lumbini Tea Valley, además del clon China JAD, tradicional a lo largo y ancho de Sri Lanka. Dichas especies han brindado excepcionales grados de calidad en taza a lo largo de dos décadas; el propio fundador de Lumbini, Dayapala Jayawardane, disfrutaba de recolectar brotes y hojas de camellia dentro de la plantación personalmente.

“Además de camellia, Kalukanda produce cerca de 50 kilos de pimienta y 50 kilos de canela anualmente, ingredientes que definitivamente incorporaremos a nuestros blends de té para el mercado mexicano e internacional. En los próximos meses comenzaremos a sembrar mostaza y cardamomo, con el propósito de ir incorporando la mayor cantidad de materias primas útiles para nuestras mezclas”, detalla Jurado.

“La plantación se encuentra en proceso de certificación orgánica, además de operar con métodos agrícolas cien por ciento libres de pesticidas y fertilizantes sintéticos. Como en toda su historia productiva, Kalukanda seguirá trabajando en un esquema de Comercio Justo, Responsabilidad Comunitaria, Responsabilidad Ambiental y Ethical Tea Partnership (ETP). Asimismo, participaremos activamente en la Fundación de Lumbini Tea Valley, orientada a impulsar la educación y salud de sus trabajadores, tanto económicamente como en términos de planeación estratégica y ejecución”.

De acuerdo con el director general de Corporativo TIANTÉ, la industria del té empieza a ganar mercado en México. Pocos son los consumidores dispuestos a pagar por tés de alta gama, sin embargo, la tendencia va en aumento. Ofrecer hebras con máximos grados de calidad, comprobados en cada una de sus etapas productivas, debe ser un campo de oportunidad para todas las marcas nacionales.

“Nada nos gustaría más que poder desplazar en México todo el té que se produce en Kalukanda. Para esto, necesitamos crecer el mercado nacional en cerca de un mil por ciento anual. Ciertamente es un reto monumental, sin embargo, transmitiendo la cultura del té y generando patrones de consumo mucho más exigentes en términos de calidad, podremos hacerlo.

“Necesitamos que los centros de consumo en México, dígase restaurantes, hoteles y negocios del sector de alimentos y bebidas, tomen conciencia acerca de los tés que hoy están sirviendo a sus clientes. Aunque la infusión de camellia sinensis no representa el mayor porcentaje de ingreso en un cheque promedio, si representa todo un campo de oportunidad para mejorar las utilidades de cualquier negocio”, asegura Jurado.

Decidimos generar esta importante inversión en Sri Lanka, primero, por la gran pasión que sentimos hacia la infusión de camellia sinensis y, segundo, por la oportunidad que representa ofrecer al mercado mexicano tés de absoluta certeza y máximos estándares de calidad.

La cultura del Té es un estilo de vida, el cual nosotros decidimos vivir.

Amamos las costumbres, tradiciones y conocimientos alrededor del Té, así como también reconocer, descubrir y transmitir el grado de desarrollo artístico, científico, industrial y comercial que esta bebida milenaria ofrece.

Por ello, nuestra decisión de constituir la primera escuela de Té en México, dirigida a formar, desarrollar y construir conocimientos para el creciente público de nuestro País y América Latina, quienes demandan información y productos de alta gama. Nuestro objetivo es que los consumidores puedan desarrollar un juicio crítico, experiencias y sensibilidad.

TIANTÉ nació en 2012 de la mano de Ariana Jurado, Cecilia Corral y Andrés Jurado, fundadores de la Escuela Mexicana de Té. En un principio, TIANTÉ buscaba difundir la cultura del té en el estado de Morelos… hoy, nuestra marca es una referencia de conocedores y fanáticos del té de México y el mundo.

Por más de seis años hemos viajado por el mundo buscando y recolectando las mejores hojas y brotes de camellia sinensis, la planta del té. Inspirados en los colores, aromas y sabores de México, mezclamos cada una de nuestras hebras con ingredientes cuidadosamente seleccionados y esencias naturales con un único propósito: crear una inigualable experiencia sensorial en cada taza.

Kalukanda genera entre 8 mil y 11 mil kilos de hojas frescas de camellia sinensis cada mes, que permiten una producción de té procesado cercana a las 2.5 toneladas… nuestra producción mensual se desplazará en México, pero también en mercados internacionales: Japón, India y Estados Unidos, países que demandan una altísima calidad.

La plantación se encuentra en proceso de certificación orgánica, además de operar con métodos agrícolas cien por ciento libres de pesticidas y fertilizantes sintéticos. Como en toda su historia productiva, Kalukanda seguirá trabajando en un esquema de Comercio Justo, Responsabilidad Comunitaria, Responsabilidad Ambiental y Ethical Tea Partnership (ETP).