fbpx

¡Felices 200 años té de Assam!

Valorado en todo el mundo por su gran estructura, cuerpo y deliciosa aromaticidad, el té de Assam cumple 200 años. ¡Sí!, querido lector, la Camellia Sinensis variedad assamica fue documentada oficialmente por primera vez en esta región del noreste de India en 1823, de la mano del inglés Robert Bruce. Fotos: Escuela Mexicana de Té.

Más allá de su alucinante historia occidental, el té de Assam posee una larga tradición en su propia tierra… Los estudiosos del tema no dudan al confesar que la tribu Singpho bebía las hojas de camellias silvestres como una poción mágica, siempre recolectadas de los tramos superiores de la ribera del Brahmaputra. Otros grupos locales también utilizaban las hojas para preparar encurtidos y sopas muy rústicas. Se dice incluso que Bisa Gam, jefe de la tribu Singpho, ayudó a Robert Bruce a descubrir la planta del té en esta región y que otro líder de la tribu, Ningroola, guió a los británicos a la producción comercial de té en la región.

Té de Assam: su expansión por el mundo

Es cierto, la expansión de la Camellia Sinensis variedad assamica a lo largo y ancho de India –realmente de todo el Commonwealth– fue resultado del esfuerzo británico. Los primeros plantadores eran muy duros y desafiaban condiciones extremas para talar bosques y plantar semillas de té; el río Brahmaputra fue el pilar del transporte y toda la maquinaria, suministros y mano de obra se propagaron a través de su cauce. Así, las principales ciudades de Assam: Golaghat, Sivasagar y Dibrugarh, se convirtieron rápidamente en el epicentro más moderno del té.

Más allá de simplemente cultivar y transformar, los británicos también se dieron a la tarea de desarrollar sistemas que permitieran identificar y clonar a los mejores cultivares. Hoy, muchos de estos clones assamicos se utilizan en todas las regiones productoras de té del mundo y constituyen el pilar de la industria internacional del té… ¡Tanzania, Kenia, Malawi, Nepal, Sri Lanka!

Proceso CTC: revolucionó el mundo del té negro

No es todo, ¡no!, en Assam también surgió el proceso CTC (cortar, triturar y enrular, por sus siglas en inglés), desarrollado por William McKercher, el entonces superintendente de Amgoorie Tea Company. En 1931, en Borbam Tea Estate, en Sivasagar, McKercher inventó la máquina CTC revolucionando el mundo del té negro y cambiando los hábitos de consumo de millones de personas para siempre.

Hoy, Assam posee más de 800 de las plantaciones de té más grandes del mundo, ubicadas tanto en el Valle de Brahmaputra como en el Valle de Barak. Assam también alberga la plantación de té más extensa del planeta: 1,158 hectáreas de cultivo en Monabari, en el distrito de Biswanath, cuyas fuertes lluvias durante la temporada del monzón y un singular suelo arcilloso favorecen la producción de un té negro rico en cafeína, de gran cuerpo y excepcional expresión sensorial.

Assam: produce el 10% del té mundial

Ahí le va un dato interesantísimo… Assam ha sido la más abundante de las regiones productoras de té de la India, responsable de más de la mitad de los cerca de 1,325 millones de kilos que se manufacturan anualmente en territorio indio. Las últimas cifras confirman que India produce el 22 por ciento del té mundial, lo que hace que la contribución de Assam sea aproximadamente el 10 por ciento del té mundial. Fascinante, ¿a poco no?

Lo verdaderamente importante, para terminar de celebrar dos siglos de historia productiva, es decir que Assam y su industria de té proporcionan sustento a millones de personas en todo el mundo, especialmente a sus propios agricultores. Los tés de Assam forman parte importante de la economía del estado indio, pero también de su patrimonio cultural y propia identidad. ¡Hay que celebrarlos bebiéndolos durante todo el 2023!

Deja un comentario