fbpx

Tetera Tetsubin: arte japonés en hierro

Pensar en Japón es hacer referencia a innumerables expresiones artísticas asociadas al disfrute del té. Ninguna otra pieza dedicada a la infusión de hojas y brotes de Camellia Sinensis, la planta del té, es tan fascinante como la tetsubin o tetera de hierro fundido. Fotos: Escuela Mexicana de Té.

La historia de la tetera tetsubin está llena de misterio. Si bien los utensilios de hierro han estado asociados a la infusión de té en Japón desde hace siglos, no fue hasta el Siglo XVII que las llamadas Nanbu-tekki (teteras con asa y pico), realmente comenzaron a popularizarse. Sin embargo, su origen exacto aún es tema de debate.

Algunos investigadores aseguran que las teteras de hierro surgieron inmediatamente después del Período Sengoku (período de los Estados en guerra), cuando los artesanos dedicados a la confección de armas comenzaron a enfocar sus habilidades en la creación de utensilios para la alimentación e infusión del té.

Otros aseguran que las Nanbu-tekki nacieron a partir del tetsugama, el icónico hervidor de agua para la ceremonia del té, al cual simplemente se le añadieron asa y pico con el propósito de facilitar su uso a nivel casero. Mito o realidad, lo único realmente cierto es que las tetsubin lograron conquistar a nipones y extranjeros con su forma y funcionalidad.

¿Cómo se fabrica una tetera Tetsubin?

Aunque cada artesano y casa productora tiene su propio método, es posible hallar elementos en común. Todo inicia con la creación de un molde único, sobre el cual se vierte hierro líquido a más de 1,500 °C. Una vez enfriado, el molde se rompe para liberar la tetera, misma que deberá alisarse en todos sus bordes de forma manual.

Inmediatamente después se realiza un segundo proceso de cocción en horno, que ayudará a brindar mayor estabilidad a la pieza o aplicar esmaltes interiores. Originalmente, todas las piezas incluían patrones tradicionales en su decoración, además de que siempre se elaboraban en tonos negro o marrón, con un meticuloso proceso manual de hasta 68 pasos. Hoy, los artesanos y casas productoras incluyen todo tipo de patrones, recubrimientos y atractivas tonalidades naturales.

Pero no todas las piezas terminadas son iguales. Entre conocedores se sabe que las tetsubin son sólo aquellas teteras de hierro que pueden colocarse sobre una flama directa o brasa, con el propósito de calentar el agua, más no realizar la propia infusión en su interior.

Por el contrario, las llamadas tetsu-kyusu son aquellas que nunca se calientan directamente sobre una flama o brasa; estas teteras, también de hierro pero generalmente esmaltadas en su interior y barnizadas con todo tipo de colores, sirven únicamente para recibir hebras de té y agua de infusión ya caliente.

Cuidados para una tetera tetsubin

Antes de iniciarte en el uso de una tetsubin auténtica es importante conocer sus cuidados y limitaciones. ¡Sí!, el hierro fundido es un material con una gran capacidad para mantener el calor, sin embargo, también puede oxidarse fácilmente.

Primero. Asegúrate siempre de contar con una base para la tetsubin y manipularla con un paño grueso después de hervir el agua. Segundo. Después de cada uso, la tetsubin debe secarse perfectamente para evitar el desarrollo de óxido. Tercero. Nunca pongas una tetsubin vacía y seca directamente sobre una fuente de calor; tampoco agregues agua fría a la tetera caliente.

¡No te preocupes! Para remover óxido en piezas descuidadas, moja un paño con té negro concentrado y talla la zona afectada hasta limpiar; los taninos del té ayudan a eliminar la corrosión. Y por último recuerda: las tetsubin nunca deben lavarse con detergente o jabón, ni tampoco tallarse con cepillos que, más allá de limpiar, terminarán por rayar su superficie.